Yo era de Marte y tú de Venus

Elsa

Ahí estaba yo otra vez, línea roja en dirección a Marte. Puede que ese fuera nuestro error, que después de todo tú eres de Venus y yo de Marte. Bajé en la última parada y mientras salía de la estación pensaba en ti. Me quedé esperando en las escaleras mirando hacia abajo dirección a la tierra, viendo las estrellas. Hoy era una noche hermosa, siempre he creído que desde el cielo todo es más bonito. Recordaba cuando íbamos a las estrellas a olvidar nuestros problemas y pasábamos la noche contemplando las constelaciones. Solo esos momentos quitaban el vacío que sentíamos. Ojalá hubieras aceptado mi propuesta. Anhelaba que tus labios hubieran pronunciado un sí, tal vez entonces, ahora estaríamos cogiendo la línea azul dirección a Plutón. Dicen que es un planeta algo solitario y callado, pero ahí nadie nos iría a buscar, podríamos estar juntos. Dejaríamos todo y a todos los que nos hacen daño en nuestros planetas y por fin viviríamos felices. Sentí mi corazón partirse cuando de tu boca no salió nada. Miré el reloj de mi muñeca, me había quedado recordando y ya había pasado un buen rato. Decidí empezar a caminar para evadirme de los recuerdos más amargos, pero no pude. Bajo la penumbra de un viejo farol recordé la tarde en la que te fuiste, recordé cómo las puertas de ese vagón se cerraban. En ese vagón no solo te fuiste en dirección a Venus, ahí también se fueron todas nuestras promesas de amor. Volví a mirar el reloj, parecía que las manecillas no se movían. A lo mejor esperaban que volvieras para empezar a contar todas las horas que nos quedaban por vivir.

Categoria de 13 a 17 anys. Maristes Sants-Les Corts

T'ha agradat? Pots votar i compartir-lo!