El malvado monstruo 09

Salva

Todo comenzó un 22 de Febrero del año 2020, cuando unos científicos venecianos intentaron crear un virus nuevo que ayudaría a las personas mayores a vivir más. Pero, como pasa en en estas historias, el invento salió mal. Camden, el científico, añadió demasiada cantidad de una sustancia, o demasiada poca. Aquel virus mutaba demasiado rápido debido a los millones de genes que el pobre Camden, había añadido sin querer. El virus se transformó rápidamente en un contagio con patas. Se extendía velozmente por todos los rincones del planeta Tierra. Se declaró alerta roja enseguida. El ahora conocido como el "MONSTRUO-19", con su nombre científico "COVID-19", llamado así por la increíble rapideza que tiene para mutar, no hace daño a las personas, más bien se vuelven demasiado frágiles a todo, les molesta cualquier sonido, cualquier tontería, cualquier cosa que no sea seria les molesta. Lo raro de la situación es que a los niños no nos afecta el "bicho". 


En mi casa nos enteramos del incidente el día siguiente de la creación de la "amenaza mundial". Mi padre fue al supermercado por la mañana para comprar todo tipo de cosas que necesitáramos, recuerdo que compró casi toda la estantería donde estaba el papel de váter. Nos encerramos en casa, mi padre y mi madre estaban nerviosos, a mí, en cambio, como me pasaba los días encerrado en mi habitación pegado frente a la pantalla del ordenador, no me afectó en grandes medidas. Un día de cuarentena en mi casa es maravilloso, excepto cuando se va la luz por unas 2 o 3 horas. En ese tiempo que no puedo utilizar el ordenador me pongo a mirar por la ventana las calles desoladas. 


Dia 78 de cuarentena: Se ha ido la luz de mi casa, así que, como siempre, miraré por la ventana. He visto pasar los minutos mirando carreteras vacías y aceras llenas de nada, ha sido alucinante. Sólo el autobús H4 TMB. Pero, ¿qué hace un bus circulando por la carretera? Estuve centrifugando mis pensamientos para intentar averiguar el misterioso caso del bus vagando por las vacías calles de Barcelona. 


A día de hoy he perdido la cuenta de cuantos dias han pasado desde que comenzó todo esto. 


No sé por qué, ni dónde, ni siquiera cuándo, pero sé que debo hacer algo.


 


Llamé a mi amigo Tomás para hacer los deberes juntos por zoom.


- Hola Tom, ¿quieres hacer los deberes conmigo?


- ¡Claro que quiero, Percy! -dijo.


- ¡Genial! - contesté.- ¿Cuándo empezamos?.


-  Ahora mismo, estoy libre -dijo él con tono de director de empresa. Yo solté una carcajada, la puerta de mi habitación se abrió de repente.


- ¿Mamá? ¿Papá? ¿Por qué estáis tan enfadados? -les dije.


-¿Que por qué estamos enfadados? ¿No es obvio? - dijo mi padre.- Te has reído, y nos ha molestado mucho,¿y encima preguntas por qué?  -siguió mi padre con un tono amenazador.


En ese momento supe que mis padres se habían contagiado, no se aún de qué forma, pero lo estaban.


Cuando mis padres se fueron de mi habitación, le dije a Tomás que ya no quería hacer los deberes.


- ¿Que? -preguntó él preocupado.


- Voy a encontrar la solución a esta situación. ¿Me ayudarás?-dije, en tono preocupante.


- ¿Estás loco, Percy? ¡Claro que te voy a ayudar a encontrar la cura!


 


Tras seguir los pasos del famoso monstruo, conseguimos un prototipo de lo que sería la cura, hecha con jarabe de coco. Lo probamos con mis padres, y para mi sorpresa, tardó una semana en hacer efecto.


Hoy soy el niño de 15 años que liberó al mundo del monstruo.


 


 

Categoria de 13 a 16 anys. Agustines Terrassa