La caja verde

Visitólogus

Hago segunda parada de metro línea verde. Hoy es festivo. Drassanes está teniendo una afluencia inusual. La seguridad ha sido reforzada y no obstante, nada anómalo se percibe. Todo está aparentemente normal, a excepción de una extraordinaria presencia de viajeros. Consigo avanzar un poco más, abriéndome paso entre la multitud que viene y va, sin lograr saber qué sucede. Una vez llego al pie de las escalinatas, que suben a La Rambla, observo una caja verde en los primeros escalones. Los usuarios la evitan y continuan subiendo y bajando con cierta precipitación. Entonces me detengo, y un impulso me hace cogerla. No es más grande que una caja de zapatos, suave al tacto y de un verde turquesa aterciopelado. Me siento, sin que me importe el tumulto. Nadie tiene en cuenta mi actitud y prosiguen su camino. ¿Qué hay dentro? La curiosidad me puede más que el sentido común. Es liviana y pesa poco. Si hay algo, serán papeles o tal vez fotos. Estoy decidido a abrirla, y en ese preciso momento, todos se paran y fijan sus miradas en mí. Un rubor desmesurado recorre mi cuerpo. Mis manos desisten de la idea de abrirla por no se qué causa. Vuelvo a depositarla en el mismo lugar y me incorporo mientras el gentío regresa a su mobilidad inicial.


Comienzo entonces a ascender hasta la bocana de acceso.


Un viento ligero procedente del interior del metro, junto al lejano rumor a máquina, envuelven mi cuerpo mientras voy dejando atrás Drassanes.


Nunca supe qué sucedió aquel día ni tengo la menor idea de qué era aquella caja verde turquesa.


Mi vida sigue igual, pero continúo subiendo y bajando del metro recordando aquella experiencia.


¿ Alguien se ha encontrado alguna vez con esa caja verde turquesa ?